Quienes se crean hijos de Dios, no deberían rechazar a sus hermanos migrantes: Obispo

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- Un llamado a respetar el paso de las caravanas de migrantes centroamericanos por nuestro país y a no rechazar su presencia, hizo la Iglesia Católica a los creyentes de la religión y a todas aquellas personas que son hijos de Dios.

José Leopoldo González González, primer obispo de Nogales a cargo de la Diócesis creada en mayo del 2015, comentó que toda persona por el hecho de serlo, merece el respeto de todos, al igual que se cuenta con el derecho de mejorar sus vidas, se reconoce la situación en Centroamérica con la violencia y desempleo, que obliga a sus ciudadanos a salir en caravanas en búsqueda del sueño americano, que se cumplirá o no, se desconoce por las dificultades ya conocidas.

“La Iglesia desde su fundación se distingue por su hospitalidad, solidaridad y por acoger a las personas independientemente de su credo y condición, por el hecho de ser persona es hijo de Dios y merece ser atendido en su dignidad misma, de manera que no es correcto el rechazo y menos de México que se ha distinguido siempre por esa solidaridad y hospitalidad con las personas desprotegidas”, explicó.

Agregó que se aproxima un reto no solo para la Iglesia, si no para la sociedad civil y gobiernos, que favorezcan y propicien la creación de estructuras para que los migrantes no sufran como ya lo hacen, ese rechazo contrario al proyecto de Dios, de que todos seamos una sola familia y porque para la iglesia no hay fronteras.

González aceptó que para los católicos es una prueba el aceptar a los migrantes el Evangelio de San Mateo en el capítulo 25 lo indica, que en el juicio final, seremos juzgados por el amor al prójimo y Cristo nuestro Señor empieza a mencionar, estuve en la cárcel y fueron a verme, fui forastero y me hospedaron, por ello debemos hacer lo mismo con los migrantes.

“Ahí está la prueba de fuego para un católico y para un cristiano, para cualquier persona de buena voluntad, no hay que criminalizar a los migrantes, hay que darles nuestro respeto y hospitalidad como se lo merecen, tienen muchos valores y cada uno de ellos trae alguna historia, quizás trágica, de bondad o amabilidad, de que hay hecho un esfuerzo en su pueblo de mejorar sus vidas y no han podido, que bueno que hay buscado nuevos horizontes y hay que ayudarles en su camino”, comentó.

Advertisements
Anuncios

Deja un comentario