Resalta The Washington Post resultados en la Aduana local bajo la administración de Juan Gim Nogales

Nogales, Sonora

Los constantes decomisos de armas registrados en la Aduana de México en Nogales, administrada por Juan Francisco Gim Nogales, llamaron la atención del periódico norteamericano The Washington Post, para la elaboración de su reportaje “Los fusiles de francotirador que fluyen hacia los carteles mexicanos revelan una década de fracaso estadounidense”.

El trabajo periodístico disponible en su edición digital en el link https://www.washingtonpost.com/graphics/2020/world/mexico-losing-control/mexico-carteles-droga-rifles-estados-unidos-armas/ resalta la labor de los agentes aduanales en los recientes aseguramientos hechos en la principal frontera entre Sonora y Arizona.

En un fragmento del texto señala que en una sala de conferencias al lado del cruce fronterizo entre Nogales, Arizona, y Nogales, México, el administrador de la aduana local mexicana, Juan Gim Nogales, estaba dando una ponencia sobre el aumento del tráfico de armas. Las municiones son una señal del problema.

“La cantidad de municiones que estamos incautando se ha incrementado en los últimos meses”, afirmó. Solo en agosto, los agentes en el puerto de entrada incautaron más de cuatro veces las municiones confiscadas durante todo 2019.

“No sabemos para qué se están preparando, pero se están armando”, afirmó Gim.

Entonces llegó la noticia: un hombre con cajas de municiones en el asiento trasero de su auto acababa de ser detenido por agentes. Varios funcionarios de la aduana se trasladaron al lugar en un vehículo blindado.

El traficante era un hombre corpulento. Estaba apoyado contra una columna, hablando tranquilamente por teléfono mientras los soldados inspeccionaban su Ford Explorer roja. Había dejado las municiones en el asiento trasero, sin ocultarlas.

Sucede varias veces al día: incluso con solo inspecciones periódicas al azar, las autoridades mexicanas son capaces de vislumbrar la magnitud del problema del contrabando.

Con cada vez mayor frecuencia están encontrando armas y municiones de grado militar, a menudo completamente nuevas, compradas días antes en armerías y ferias de armas en Arizona. Cuando se detectan armas en la frontera, es por lo general porque los traficantes se ven angustiados o vulnerables, muy diferentes a los sofisticados criminales trasnacionales que realizan los contrabandos.

Este año, una joven estadounidense intentó cruzar la frontera a toda velocidad y chocó con una pared. Las autoridades mexicanas dijeron que estaba drogada. Tenía un rifle calibre .50 en el asiento trasero.

“Se veía parte del rifle saliendo de una maleta”, señalaron las autoridades mexicanas en un informe. Junto al arma encontraron 8,018 cartuchos de munición para armas pesadas.

El año pasado, fue un niño de 14 años el que se estrelló contra una pared. También lo encontraron con un arma calibre .50. México ha confiscado más de 600 fusiles en los últimos 11 años, dicen las autoridades. Muchos más han llegado a los cárteles. Señala el reportaje.

Advertisements

Deja un comentario