Enjuiciarán a joven migrante por empujar a un agente federal y a “pollero” por amenazar a otro, en Arizona

Nogales, Sonora.- Un joven migrante mexicano y un traficante de personas de origen hispano, fueron serán procesados penalmente en cortes de Arizona, luego de atacar o agredir a agentes de la Patrulla Fronteriza durante o después de sus respectivos arrestos.

Primero, el mexicano César Alejandro Avendaño Soto, de 21 años, se declaró culpable de un cargo de asalto a un oficial federal que resultó en lesiones corporales el pasado 16 de septiembre de 2022.

La sentencia está programada para el 6 de enero de 2023 ante el juez de distrito de los Estados Unidos, Scott H. Rash.

Los antecedentes

El pasado 24 de marzo del 2020, en la garita Dennis DeConcini de Nogales, Arizona, Avendaño Soto luchó con un oficial de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) y durante el forcejeo, Avendaño Soto arrojó intencionalmente al oficial al suelo, lo que resultó en lesiones físicas para el servidor público.

Una condena por asalto a un oficial federal que resulta con lesiones corporales, conlleva una pena máxima de veinte años de prisión, una multa de hasta 250 mil dólares, o ambos.

El otro caso, suscitado el 8 de septiembre, un gran jurado federal en Tucson devolvió una acusación de seis cargos contra Jesús Alberto Ibarra Barraza, de 31 años y con residencia en Tucson, Arizona, por conspiración para transportar extranjeros ilegales con fines de lucro.

Acusado con cuatro cargos

Son cuatro cargos de transporte de un migrantes ilegal con fines de lucro y un cargo de amenazas de asesinato a un empleado de los Estados Unidos.

La acusación alega que el 16 de marzo del 2022, Ibarra Barraza intentó transportar a cuatro migrantes indocumentados en su vehículo. Después de encontrarse con la policía, Ibarra Barraza detuvo su vehículo, permitió que los pasajeros salieran y luego huyó a gran velocidad.

Hospitalizado y todavía muy «picudo»

Poco después, estrelló su vehículo, lo que resultó en lesiones corporales graves para sí mismo. Mientras estaba en el hospital, Ibarra Barraza se enfrentó verbalmente a un agente de la Patrulla Fronteriza y amenazó con matarlo al ser dado de alta del hospital.

Cada cargo en la acusación conlleva una pena máxima de 10 años en una prisión federal y una multa de hasta 250 mil dólares, o ambos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: