En Arizona, sentencian a mexicano a más de 34 años por producir pornografía infantil y acoso cibernético

Phoenix, Arizona

El martes, Rubén Oswaldo Yeverino Rosales, de 27 años y originario de México, fue sentenciado por el juez federal de distrito, Steven P. Logan, a 413 meses de prisión, seguidos de libertad supervisada de por vida.

Rosales se declaró culpable de cuatro cargos de producción de pornografía infantil y dos cargos de acoso cibernético.

Imagen ilustrativa.

Más de 600 fotos de una menor

El ahora sentenciado, usando una cuenta en línea en México, obligó a una niña de 14 años en Arizona a tomar más de 600 imágenes pornográficas de sí misma. Luego chantajeó a la menor para que produjera imágenes adicionales amenazando con enviar, y enviando, las imágenes a su familia y compañeros de escuela.

Rosales también usó Internet para obligar a una estudiante de secundaria de 18 años en Arizona para que se tomara fotos desnuda y se las enviara. Más tarde amenazó con crear un sitio web pornográfico para publicar las imágenes si ella no continuaba enviándole fotos.

Explotó a más de cien mujeres

La investigación sobre Rosales reveló que utilizó las redes sociales desde 2015 hasta el momento de su arresto para explotar a más de 100 mujeres, en su mayoría menores de edad, algunas de tan solo 12 años.

Investigaciones de Seguridad Nacional pudo identificar a más de 80 de estas víctimas en todo Estados Unidos y en muchos otros países.

Rosales fue arrestado en México en 2019. En mayo de 2020, Rosales fue extraditado al Distrito de Arizona.

Registró más acusaciones

La sentencia del martes tuvo en cuenta acusaciones similares en otros cinco distritos, incluidos el Distrito Central de California, el Distrito de Carolina del Sur, el Distrito Este de Carolina del Norte, el Distrito Este de Missouri y el Distrito Norte de Oklahoma. Como parte del acuerdo de culpabilidad de Rosales, estas acusaciones serán desestimadas.

Investigaciones de Seguridad Nacional y el Departamento de Policía de Goodyear llevaron a cabo la investigación en este caso. Las fiscales federales adjuntas Gayle Helart y Sheila Phillips manejaron la acusación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: