Impiden agentes del SAT cruzar a discapacitado su silla modificada para facilitar movilidad

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- Un ciudadano estadounidense que dirige una fundación de apoyo a personas con discapacidades en Sonora, buscar que la Aduana de México tenga reglas o leyes más claras sobre los proceso de importación y cruce de artículos que facilitan la movilidad de este grupo vulnerable.

Jeffrey Martin DeLeon, estadounidense veterano de guerra intentó cruzar a Sonora en su vehículo por la Aduana de México ubicada en el Recinto Fiscal, llevaba una silla para discapacitados modificada, con motor y orugas en lugar de ruedas, especial para conducir sobre arena y terrenos difíciles.

“Yo no quiero que alguien que planea un viaje a Guaymas, para disfrutar con su familia y llegan aquí, no pueden cruzar o deben pagar cientos de dólares, pues no es justo, tampoco eso nos ayuda para vivir normalmente, nos sofocan y nos empujan hacia abajo, como en Estados Unidos, donde antes se sufría mucho cuando no existían leyes de accesibilidad, aquí es ahorita lo mismo”, comentó.

El ex marino estadounidense denunció que agentes de Comercio Exterior no le permitieron el acceso debido a que la silla era considerada como un vehículo, no como un artículo de apoyo a su discapacidad y como vehículo sin título ni pedimento, pues tenía que pagar un impuesto de 800 dólares para poder cruzar hacia México.

DeLeon agregó que cuenta con su silla de ruedas ordinaria y que la unidad modificada que pretendía llevar a San Carlos le facilitaba el acceso a la playa, porque le gusta vacacionar en destinos turísticos sonorenses, como también lo ha hecho en Bahía Kino y en donde busca meterse a la playa.

“Sin esta silla, yo tengo que bajarme y arrastrarme por la arena o pedir ayuda a la gente que está en la playa para que me jalen, si hay mucha gente que me ayuda, porque quieren que yo baje a disfrutar, pero si hay adaptaciones, porque no puedo aprovecharlas”, cuestionó.

El norteamericano dijo ser propietario de una fundación, denominada “Con orgullo DeLeon” y mediante la cual se apoya a personas con discapacidad, con la donación de sillas de ruedas, andaderas, bastones, muletas y otros artículos, mismos que son adquiridos con amigos, veteranos de guerra que logran estos apoyos del gobierno federal para traerlos a México.

Manifestó que se regresaría a Estados Unidos y que buscaría en compañía de su abogado, contactarse con autoridades aduaneras a nivel federal para proponerles que se hagan leyes más claras, para que más personas puedan cruzar con este tipo de sillas especiales y puedan disfrutar de los destinos turísticos sonorenses.

“Si yo voy de vacaciones, pero tengo que pagar 800 dólares para cruzar mi silla, voy por una semana y luego me regreso a Estados Unidos, si después quiero regresar a Guaymas, ¿debo pagar otra vez?, no creo que deban cambiar la ley, sino interpretarla para ayudar a la gente, no para castigar a la gente”, opinó.

Originario de Oregon, Jeffrey dijo cruzar hacia lado mexicano cada dos o tres meses, tanto para atender su fundación en Hermosillo, Sonora, como para vacacionar en las playas del estado.

Advertisements

There is one comment

  1. jason lamb

    que lastima que haya tanta ignorancia, tanta falta de informacion y las leyes en mexico sean tan anticuadas en casos como este, ese no es un vehiculo, es una silla modificada, en estados unidos hay la infraestructura para hacer este tipo de modificaciones , y en mexico estos dizque licenciados en comercio internacional, no saben la diferencia entre un carro de paletas y un triciclo, es vergonsozo que en un pais como MEXICO PASEN ESTAS COSAS.y diganles que yo lo dije, estos agentes de aduanas, son unos orangutanes que ni estilo tienen para portar un arma. menos para ejercer el puesto que tienen. recua de ignorantes!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario