Consumo de cristal, principal detonante para casos de maltrato y muertes violentas entre familiares

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- El consumo de narcóticos como el cristal y otros sintéticos han desencadenado una serie de casos de violencia intrafamiliar, en donde las víctimas suelen ser madres y niños, como el reciente evento donde un joven padre golpeó hasta matar a su propio bebé de apenas tres meses de edad.

A opinión de Ana Esther Álvarez Villa, directora del sistema Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Nogales, el común denominador al momento de atender denuncias y cuando la Subprocuraduría de la Defensa del Menor realiza la investigación, se descubre que la situación que afecta a un gran número de familias nogalenses, de hogares, es por algún tipo de droga.

“Esto es un tema muy delicado, que ya toca lo más profundo de la sociedad y que anteriormente, era un tema que se hablaba de manera aislada, pero hoy en día se vive un incremento en el consumo de sustancias, específicamente del cristal”, dijo.

Pese a las campañas emprendidas por los gobiernos en sus tres niveles, de dar a conocer los efectos del cristal, una droga que además de dañar la salud y físico del consumidor, daña al entorno y a las familias, las separa por convertirse a la persona en alguien violento.

“Hemos tenido casos de personas que nunca les habían pegado a sus hijos, pero consumen esta droga y provoca violencia, sensaciones de euforia y por eso recomendamos al círculo cercano del consumidor, que enfrenten la situación, porque muchas veces la mujer u hombre no hace nada por vergüenza o miedo, cuando hay que enfrentar el problema y acudir a las instancias de desintoxicación y clínicas de tratamiento, así como aquí al DIF”, comentó.

Aceptó que existen estadísticas de niños de entre los diez a los doce años que ya consumen esta droga y que además del peligro que sufre la salud del menor, también existen las posibilidades de los hechos que pudieran llegar a perpetrar bajo el influjo de este narcótico.

Hizo un llamado a los nogalenses que exista conciencia de que el cristal toca la puerta de los hogares, que está al alcance de los niños en las calles y escuelas, por ello los padres de familia deben de hablar de frente con sus hijos, dándoles información sobre los riesgos de consumir esta droga y vigilar a las amistades o visitas, tiempos de ocio y que hacen estos periodos.

“Específicamente cualquier droga o sustancia nociva, de diez casos de violencia registrados, en ocho está presente el consumo de estas”, sentenció Álvarez Villa.

Advertisements

There is one comment

Deja un comentario