Denuncia migrante centroamericana trato inhumano a detenidos por la Patrulla Fronteriza

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- Una migrante denunció una serie de tratos inhumanos para con las familias migrantes que cruzan de manera ilegal la frontera con Estados Unidos, sin importar si lo intentan solicitando algún trámite de asilo político o si lo hacen “brincando” la línea divisoria.

La fémina quien prefirió optar por la condición de anonimato para la entrevista, por temor a represalias a familiares que ya residen en el vecino país del norte, explicó que en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza hay madres en jaulas de fierro con sus hijos pequeños.

“Hay mucho maltrato por parte del personal y condiciones inhumanas, nos tratan mal, les gritan los niños si juegan, quieren interactuar entre ellos y constantemente les están gritando que se callen y a las mamas las están amenazando”, dijo.

“Les están diciendo si no callas a tu niño los vamos a separar, cosa que de todas maneras va a pasar, lo están haciendo los oficiales de ahí de la migra, ellos son los que están haciendo eso, todos parecen reclutados para hacer eso”, agregó.

La mujer indocumentada dijo fue detenida en la garita Dennis DeConcini la semana pasada, para después presenciar el trato que les están dando a los centroamericanos en búsqueda de asilo político y mencionó que durante cuatro días ella misma permaneció encadenada dentro de una de estas jaulas.

“El maltrato no se extiende solo a las condiciones en la que mantienen a los migrantes, sino también de forma psicológica, ya que a la menor provocación los agentes aprovechan para recordarles que estarán encadenados el tiempo que ellos decidan junto a sus hijos y que la única otra opción es que firmen los papeles de deportación”, comentó.

La mujer añadió que en ningún momento tuvo contacto con su abogado, ya que los oficiales le pusieron en claro que ella no tenía ese derecho a menos que los agentes lo decidieran, aunque en alguna ocasión se presentó personal del consulado de México en Nogales Arizona, pero según la mujer parecían empleados de migración estadounidense ya que se complementaban en las audiencias con los detenidos.

“Para ellos nosotros somos basura, para ellos nosotros somos unos delincuentes, somos la peor de la peor calaña, nosotros no deberíamos de estar ahí, de hecho, a mí un oficial me dijo -tu tuviste hijos desde acá, quien pago por esos servicios, tú crees que es justo que yo y mi compañero, estemos pagando por tus hijos, cuando tú los pariste tu no pagaste ni un peso los pagamos nosotros-”, ejemplificó.

Dijo que a pesar de lo que ella sufrió o veía sufrir a los guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, los detenidos de otras nacionalidades como brasileños, hindúes e inclusive chinos viven la peor parte, ya que para cualquier necesidad tienen que buscar un traductor y esto no es fácil, ya que también se da a criterio de los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Advertisements

Deja un comentario