Aumenta la violencia intrafamiliar en el verano, así como el mal humor: Psicóloga

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- El calor o aumento de la temperatura genera más casos de violencia intrafamiliar y hasta fricciones en el ambiente laboral y escolar, de acuerdo con Reyna Alba, psicóloga con especialidades en psicología clínica, infantil y forense.

La especialista del DIF Nogales recalcó que primero es importante que las personas sepan que no es un mito, que es real y que sepan que existen estrategias para evitar afectaciones personales o al entorno del individuo.

Aclaró que en el DIF se atiende a víctimas de violencia intrafamiliar, principalmente niños y adolescentes.

“Si aumenta, porque hay una relación entre la temperatura y la reacción del cuerpo, nosotros reaccionamos ante situaciones fisiológicas que, experimentados, por ejemplo, cuando uno tiene hambre, se pondrá de mal humor más rápido, que cuando uno está satisfecho”, dijo.

Agregó que, con el verano, aumenta la capacidad que tenemos para tener más paciencia o cercanía, ya que las temperaturas altas provocan reacciones más agresivas y violentas en las personas, no solo en el seno familiar, también puede haber más violencia en las calles o en la escuela.

Alba aclaró que este comportamiento puede ser evitable, porque si bien aumenta la violencia, también hay formas de mitigarlo, porque somos seres que no solo reaccionamos a la fisiología, también a la inteligencia y para ello, por ejemplo, se pueden establecer acciones que prevengan esta violencia en esta temporada.

“Nosotros, por ejemplo, hemos visto que aumenta el porcentaje de agresiones, cuando aumenta la temperatura debido a esta condición biológica y otros factores sociales, por ejemplo, porque los niños salen de la escuela y hay más estrés en el hogar, que las personas tienen menos capacidad de resolución de problemas por su propia condición y la de otros miembros de la familia, todo eso genera un caldo de cultivo para que se dé la violencia familiar”, manifestó.

La especialista manifestó que, por ejemplo, en el frio las personas se toleran más para estar cerca, por la misma necesidad corporal por sentir mayor calor humano, en cambio en el verano es lo contrario, cada persona necesita más espacio y a ello se le suman otros factores, puede generarse más conflicto.

Recordó que toda persona requiere de una válvula de escape, es decir, en el verano es difícil sacar a los niños por el calor y el fuerte sol, de ahí a la sugerencia de realizar las actividades al exterior evitándose horas de altas temperaturas, para evitar reuniones sin presión generada por el calor.

“Hay personas que sencillamente se enojan porque hace calor y todos a su alrededor nos tenemos que aguantar su mal humor, entonces si nosotros estamos conscientes de que esto nos pone de malas, pero si busco estrategias que me permitirán controlar mi estado de ánimo, todos los que me rodean, no se verán impactados ni serán contagiados”, concluyó.

Advertisements

Deja un comentario