En riesgo de clausurar el gobierno al orfanato Casa Elizabeth, en Ímuris

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- Después de mas de 32 años de servicio, la Casa Hogar Elizabeth de Ímuris, Sonora, corre el riesgo de ser clausurada por las autoridades, al no cumplir con las medidas de seguridad para los 45 niños y adolescentes que mantiene en resguardo.

El director y fundador de la institución, Manuel Vergara Daniel confirmó que ya se les notificó y que han acudido a capacitaciones, donde se les indicó por medio del DIF nacional y Sonora, que han exigido el registro en el padrón de casas hogar e instituciones similares de beneficencia para niños o ancianos, por lo que ya empezaron los tramites y cumplir con algunos requisitos.

Agregó que espera una revisión por parte de Protección Civil, Salubridad y DIF Sonora, para verificar que se cumple con las medidas de seguridad y reglamentos que exigen, que, de no cumplirse, pudieran ser clausurados.

“Nosotros entendemos que se deben hacer cambios, pero si nos preocupa mucho el tiempo, para hacer las modificaciones y cumplir con todos esos requisitos, se nos dijo que son tres meses y esperamos la notificación para el inicio de ese periodo, nosotros debemos tener todo reglamentado ante la inspección y que nos digan si podemos seguir o si no, esta la advertencia que nos cerraran”, explicó.

Informó que se requiere la instalación de extinguidores, alarmas, cambio de cableado para la energía eléctrica, tuberías para la plomería, resanado de paredes y techos, todo lo que pueda ser un riesgo de inseguridad, debe de repararse o remozarse.

De no cumplir con las inspecciones, Vergara Daniel espera que, si se clausura el orfanato, el DIF pueda hacerse cargo de los niños desamparados que ahí residen.

Calculó que son mas de cien casas hogar en Sonora las que deben de cumplir con estas modificaciones, de las cuales cuatro operan en Ímuris y que, según el fundador, ya trabajan para cumplir con las disposiciones y seguir operando en beneficio de mas de 120 menores que son atendidos, solamente en Ímuris.

“Generalmente las casas hogar están al máximo de capacidad, nosotros todavía tenemos la mitad libre, pero la mayoría están llenas, de llegarse a cerrar, seria un desafío para el DIF para encargarse de ellos”, opinó.

Para que Casa Elizabeth pueda cumplir con las normas del gobierno, se requiere de recursos económicos y materiales, de voluntarios y mano de obra, por ello la desesperación de Vergara Daniel para exhortar a cualquier ciudadano con algún oficio como carpintería, plomeros o electricistas, que tengan idea sobre como reparar una vivienda, para que acudan al apoyo.

“Que vengan urgentemente con sus martillos, tenazas y a trabajar, que nos ayuden una o dos horas para ayudarnos. Necesitamos extinguidores, alarmas para el interior de las habitaciones, luces de emergencia en el edificio, cableado eléctrico, enchufes y una gran cantidad de cosas que necesitamos”, dijo.

Manifestó que de la Casa Hogar han salido mas de tres mil mujeres y hombres que ahí se criaron desde que empezó en 1985, la gran mayoría son personas de bien, incluso muchos profesionistas y es por ello por lo que considera injusto que después de tantas décadas, se vaya a cerrar.

Advertisements

Deja un comentario