Giran orden de aprehensión a padrastro de niña muerta por golpes en Misión de Anza

Nogales, Sonora.- El joven que llevó a la niña Luz Fernanda al hospital ya sin vida fue asegurado por las autoridades investigadoras como parte del proceso de indagatorias que se sigue, para determinar si la causa del deceso fue por un hecho violento o confirmar si fue por mero accidente.

Según versiones extraoficiales no confirmadas de momento, se procedió con la detención de Mario Armando G., de 22 años, pareja sentimental de la joven Mirna Giselle G., de 22 años, madre de Luz Fernanda, de apenas tres años.

El aseguramiento del joven se dio por la mañana de este miércoles, de acuerdo con fuentes confiables que prefirieron la condición del anonimato.

Se desconoce de momento si la detención de Mario Armando fue para presentarse a declarar durante el proceso de investigación del caso, por lo que se espera que, en próximas horas, la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) confirme estos hechos con mayores detalles.

Como se recuerda, el pasado viernes por la tarde, la niña fue reportada sin vida en el interior de la clínica del Isssteson, a donde fue llevada por Mario Armando, con un fuerte golpe en la cabeza, que le causó la muerte.

La menor fue diagnosticada con probable traumatismo craneoencefálico provocado por caída, por parte del personal médico del mencionado nosocomio.

Mirna Giselle G., quien dijo tener su domicilio en calle Francisco Javier del fraccionamiento Misión de Anza, relató que se encontraba en su trabajo y que recibió una llamada de su pareja a las 13:40 de ese viernes, donde le decía que había llevado a la menor ya que se encontraba inconsciente y que estaba en la sala de urgencias del hospital, porque no reaccionaba.

La mujer llegó minutos después y reconoció a su hija, así mismo dijo que en el transcurso de la mañana al estar en su domicilio en compañía de sus otros dos hijos, la niña ahora occisa había caído de la cama golpeándose en la frente y horas después le dijo que tenía dolor de cabeza.

A principios de esta semana, el procurador de la Defensa del Menor en Nogales, Eduardo Chávez, confirmó que la niña estuvo bajo resguardo del DIF Nogales, ya que las autoridades investigadoras indagaban un posible caso de violencia intrafamiliar en ese domicilio.

“Se llevaron a cabo las investigaciones correspondientes por parte del MP y no se determinó la existencia de delito alguno y nosotros tampoco estuvimos en la posibilidad de acreditar alguna circunstancia que impidiera, que la niña estuviera con su familia”, aseguró.

Recordó que se tuvo insistencia de la madre y se llevaron todos los procedimientos necesarios y que exige la ley, para entregarse a la niña, desconociendo Chávez si existía alguna orden de restricción para el padrastro de acercarse a la mujer y su hija.

Advertisements

Deja un comentario