Octubre: Mes de la lucha contra el Cáncer de la Mujer

Boletín oficial
Hermosillo, Sonora.- Con el fin de sensibilizar a la población sonorense en especial a las mujeres a que se realicen los estudios correspondientes para poder prevenir y contar con atención oportuna, la Secretaría de Salud Pública realizará durante el mes de octubre la campaña de lucha contra el Cáncer de la Mujer 2017.

Por tal motivo, la dependencia estatal hace un llamado a las mujeres de la entidad a realizarse auto exploración a partir de los 20 años de edad para poder identificar cambios anormales.

Es importante mencionar que, el examen clínico debe ser practicado anualmente, a partir de los 25 años de edad, por personal de salud capacitado en la exploración de las mamas.

En el caso de las mujeres que se encuentran entre los 40 y los 69 años de edad, los especialistas de la dependencia estatal recomiendan la mastografía de tamizaje cada dos años.

Cabe señalar que, el cáncer de mama es un tumor maligno que se caracteriza por la pérdida de control de crecimiento, desarrollo y multiplicación celular, con capacidad de producir metástasis en las glándulas mamarias.

Los factores de riesgo para cáncer de mama se distinguen en cuatro grupos: biológicos, ambientales, de historia reproductiva y de estilos de vida; ya que la aparición del padecimiento es multifactorial.

En los países desarrollados, un programa de tamizaje organizado y realizado de manera óptima, tiene el potencial de reducir entre el 20 y 40% la tasa de mortalidad y la carga de la enfermedad en la población en riesgo.

En cuanto a cáncer cérvico-uterino, es una enfermedad que se puede prevenir con la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), hoy en día el Estado cuenta con abasto suficiente.

El cáncer de cuello uterino es el crecimiento, desarrollo y la multiplicación de manera desordenada y sin control de las células de la matriz, que se asocia a la infección por el VPH transmitido por contacto sexual.

Es importante señalar que los factores de riesgo para el cáncer de cuello uterino son: mujeres entre los 26 y 64 años de edad, inicio de relaciones sexuales antes de los 18 años, antecedentes de enfermedades de transmisión sexual, infección cérvico vaginal por el VPH.

Otros factores de riesgo son tener múltiples parejas sexuales, tabaquismo, desnutrición, deficiencia de antioxidantes, pacientes con inmunodeficiencias y, sobre todo, nunca haberse practicado el estudio citológico o Papanicolaou.

En México existe un programa de detección de lesiones precancerosas y cáncer de cuello uterino en las instituciones del Sector Salud, tales como el Papanicolaou para mujeres entre los 25 a 64 años de edad, que se deberá realizar cada tres años en caso de un resultado normal.

Además, en la Secretaría de Salud se cuenta con un esquema de detección con prueba de papiloma virus para las mujeres entre los 35 a 64 años de edad, que en caso de un resultado normal deberá realizarse cada cinco años.

Con respecto a la cobertura del tratamiento de la enfermedad, cabe señalar que es cubierto completamente a través del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular.

Factores de riesgo biológicos:

  • Sexo femenino.
  • Envejecimiento, a mayor edad mayor riesgo.
  • Historia personal o familiar de cáncer de mama en madre, hijas o hermanas.
  • Antecedente de cáncer.
  • Vida menstrual de más de 40 años (menarca antes de los 12 años y menopausia después de los 52 años).
  • Densidad mamaria.
  • Ser portador conocido de los genes BRCA1 o BCRCA2.

Factores de riesgo ambientales:

  • Exposición a radiaciones ionizantes principalmente durante el desarrollo o crecimiento (in útero, en la adolescencia).
  • Tratamiento con radioterapia en tórax.

Factores de riesgo relacionados con la historia reproductiva:

  • Nuligesta.
  • Primer embarazo a término después de los 30 años de edad.
  • Terapia hormonal en la peri o postmenopausia por más de cinco años.

Factores de riesgo relacionados con estilos de vida, estos son modificables y pueden disminuir el riesgo:

  • Alimentación rica en carbohidratos y baja en fibra.
  • Dieta rica en grasas tanto animales como ácidos grasos trans.
  • Obesidad, principalmente en la postmenopausia.
  • Sedentarismo.
  • Consumo de alcohol mayor a 15 g/día.
  • Tabaquismo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: