Detalla Delegado de la PGJE sentencia para la mujer que asesinó a su bebé

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- La sentencia de treinta años en contra de la joven Rosario Arantxa Barreras es una prueba de que el nuevo sistema de justicia penal puede funcionar con éxito en beneficio de los sonorenses, opinó el Delegado de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Germán López Monroy informó lo anterior, después de una semana de darse la orden de aprehensión en contra de la madre asesina, se alcanzar la sentencia.

Recordó que la acusación fue por homicidio calificado con agravante entre ascendiente y descendiente, se optó por un procedimiento abreviado, con el cual se llego a una sentencia de treinta años de prisión para esta persona.

“Treinta años es una sentencia fuerte y pesada, la mínima son 25 años y se opto por darle una por encima de lo menos, la cual está bien y no porque la máxima sean 50 se le va a dar así, no funciona así la ley, por eso es que se negocia la sentencia para evitar irnos al proceso largo que nos tomaría mas de un año y así podernos dedicar a otros asuntos”, comentó.

Dijo creer que es más que justa la sentencia, que no estaban conformes con lo que pasó, fue una tragedia, pero viéndolo desde el punto de vista como abogados y fiscales, fue un gran logro que se haya tenido una sentencia como esta, de 30 años, en una semana.

El abogado de profesión añadió que la madre de Ángel Gabriel lo golpeaba y así termino con su vida, sin embargo, es importante reiterar que la mujer acepto su culpabilidad, pero para llegar al juicio abreviado, se tiene que tomar en cuenta las pruebas que existen, no solo con el hecho de que haya dicho “yo fui”, se tenían que tomar en cuenta otros factores.

“Creo que es un juicio muy grande para el nuevo sistema de justicia penal, que en menos de una semana se haya obtenido una sentencia, cuando antes se tomaba de ocho meses hasta más un año para que se lograra una condena”, agregó.

Advertisements

Deja un comentario