El arte de afilar cuchillos… ¡Pedaleando!

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- Un hombre que emite un singular silbido y que camina rodando un extraño artefacto con una rueda de bicicleta por las banquetas de esta frontera, se puede apreciar en estos días en Nogales, ofreciendo un singular servicio: El afilar cuchillos.

Fernando Covarrubias se encuentra en este municipio recorriendo el centro de la ciudad y sus principales colonias, utiliza su herramienta de trabajo, un tipo de mono pie invertido, el cual pedalea y una polea hace girar una banda unida a la llanta para activar una piedra para afilar.

“Me dedico a esto de parte de mi papá, ya viene de herencia se pudiera decir, porque mi abuelo también era afilador, yo desde los diez años empecé a afilar y ahora ya tengo más de treinta años trabajando con cuchillos”, comentó.

Oriundo de Guadalajara, Jalisco, Fernando trabaja en varios municipios del noroeste del país, desde Tijuana donde radica, recorre varios poblados ofreciendo sus servicios, inicia en Caborca, para por Nogales, Hermosillo, Ciudad Obregón, Guaymas y otras ciudades de Sinaloa y norte de Nayarit.

Viene dos veces al año, durante los meses de marzo y octubre, cuando baja un poco la temperatura del verano sonorense.

“Aquí apenas voy agarrando clientela, porque tengo cuatro veces que vengo, es poco y hay gente que me empieza a conocer. Hay días buenos y días malos, como en todos los negocios”, agrega.

Recuerda que su afilador-bicicleta fue construido por un colega afilador en Guadalajara, quien también utiliza dicha herramienta y le ordenó construir a Fernando una igual, tiene cuatro años utilizándola.

Relata que un cuchillo normal tarda en afilarlo en promedio cinco minutos cuando mucho.

MF 09cuchillo2

En sus giras laborales, debe de pagar hotel, busca las opciones más baratas, al igual que las comidas y pasajes, siempre buscando los mejores precios para ahorrar algo de dinero.

Circula entre uno y dos días en los centros de los municipios, dependiendo del trabajo, para posteriormente buscar cuchillos que afilar en las colonias.

Fernando agrega que en Tijuana el oficio del afilador es común, hay mucha competencia, por eso busca ofrecer sus servicios en otros municipios.

La bicicleta se desarma, se le quita la banda y la puede trasladar rodándola por las calles, mientras sopla su silbador.

Utiliza un silbato a modo de identificación del afilador de cuchillos, aunque reconoce que en Sonora las personas no saben el significado de ese peculiar sonido, mas no así en otras latitudes del país, como en el sur del país.

MF 09cuchillo6

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: