Icono del sitio infonogales

Organiza Patrulla Fronteriza visita guiada sumamente restringida al albergue de menores migrantes en Nogales

Anuncios
Los reporteros ingresaron sin cámaras ni celulares, no permitieron tomar fotos ni videos en el interior.

Marco A. Flores
Nogales, Arizona.- Decenas de niños migrantes permanecen en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza Estación Nogales y según lo mostrado este miércoles durante una visita guiada para medios de comunicación, se les trata de manera digna.

Pese a que se restringió la entrada con cámaras fotográficas, de video y hasta con celulares, periodistas y algunos representantes consulares, constataron las condiciones y trato que se les da a los menores.

Varios oficiales de la agencia federal encabezaron el recorrido por las instalaciones y respondieron algunas preguntas de representantes de medios de comunicación, en su gran mayoría del estado de Arizona.

Funcionarios federales no dieron entrevistas al respecto y pidieron a los reporteros comunicarse a Washington para solicitar información oficial a las oficinas centrales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en ingles).

Durante el recorrido se confirmo que desde el pasado 31 de mayo empezaron a arribar contingentes de niños migrantes enviados desde Texas, para su acomodo en la Estación Nogales y que su presencia ahí es meramente transitoria, ya que posteriormente y al cabo de días, son enviados a otras ciudades.

Los oficiales de prensa de la Patrulla Fronteriza no especificaron mayores detalles, como destinos posteriores tras su paso por la Estación Nogales, ni cuántos niños permanecían en el lugar, cuánto tiempo duraban ahí o cuántos menores llegan a diario, entre otras preguntas.

A la mayoría de las interrogantes respondieron que para mayor información, se debía contactar al CBP a nivel federal.

Las instalaciones en esta frontera son denominadas como proceso de transición para los niños que son enviados desde Texas, llegan todos los días, grupos conformados por indeterminado numero de niños, en su mayoría de origen centroamericano.

A su llegada, según explicaron agentes federales, son recibidos con baño, revisión medica y enviados a que coman. Después son acomodados en celdas cercadas y reciben uniformes, camisa de color blanco, short o pantalón corto de color azul y chanclas de las llamadas “crocs”.

Son divididos por celdas, hay para madres con infantes, para mujeres de 16 a 17 años de edad, menores de doce años y de 13 a 15 años, mientras que los niños son remitidos a espacios para menores de doce años, de 16 a 17 y de 13 a 15 años.

La Estación Nogales cuenta con cinco trailers con 60 regaderas o duchas, así como una sexta caja habilitada con lavadoras y secadoras, unidades enviados por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en ingles).

Según las explicaciones de los agentes de prensa de la Patrulla Fronteriza, los baños se rotan y son limpiados a detalle cada 24 horas.

Los niños tienen permitido salir a jugar a las canchas y campos con los que cuenta la instalación migratoria, los hombres los días lunes, miércoles y viernes, mientras que las mujeres, los martes, jueves y sábados.

Se cuenta además con 40 teléfonos para que los niños puedan comunicarse con sus familias a sus países de origen, aparatos instalados por la Cruz Roja Internacional.

En sus espacios, los niños cuentan con colchonetas en el piso y sus celdas en realidad con cercas con alambrado de púas en la parte superior, aunque los agentes aclararon que las púas ya estaban instaladas desde antes de habilitarse las “jaulas” para niños, ya que ahí remitían a adultos o migrantes con antecedentes criminales.

Los menores reciben tres comidas al día, con botanas o “snacks” entre comidas, a su llegada no consumían productos de harina como tortillas, por lo que recibieron un cambio en su dieta alimenticia para que empezar a comer mas harinas.

Son atendidos por agentes de la Patrulla Fronteriza bilingües y capacitados para brindar primeros auxilios, en caso de cualquier emergencia medica.

Cabe destacar que en la visita guiada, se le permitió a los medios de comunicación ver a los menores recluidos en los grupos de 16 a 17 años de edad y en su mayoría, reflejaron rostros de tristeza y desconsuelo, aunque nada de esto se pudo constatar con fotografías o videos, debido a las restricciones para ingresar.

El acceso a las instalaciones fue restringido.

Salir de la versión móvil