Reinician pláticas. El Rector no asiste y no hay nuevo ofrecimiento: Staus

Hermosillo, Sonora.- A pesar de insistir en la necesidad de su presencia, en las reuniones de la Comisión negociadora Staus/UNISON, Heriberto Grijalva Monteverde no acudió a la cita convocada por la Junta de Conciliación y Arbitraje, donde autoridades se comprometieron a retomar el diálogo que prácticamente abandonaron después en febrero, luego de la primera y única reunión de trabajo.

Mediante un boletín de prensa enviado por el Staus, se indicó que frente a un auditorio de más de 40 académicos y medios de comunicación, María Magdalena González Agramón, Secretaria General Administrativa de la UNISON, no hizo algún ofrecimiento diferente al 3.5% de incremento salarial y 0% en prestaciones realizado hace más de un mes.

Esta segunda sesión de trabajo al menos funcionó para acordar una próxima reunión para el viernes 04 de abril, donde a propuesta del STAUS se debería revisar la respuesta al documento de los diez puntos prioritarios de la revisión, entregada desde el 14 de marzo y sobre la cual, la administración ha guardado silencio.

Al principio de la reunión, Roberto Jiménez Ornelas, Secretario General del STAUS, reclamó a la administración la falta de respeto, e incluso hostilidad, en el trato hacia los académicos durante las semanas posteriores al estallamiento de huelga del STEUS.

Otro de los reclamos de la parte sindical se refirió a la negativa de aceptar y sellar de recibido, documentos del emplazamiento a huelga a los mensajeros de la Junta de Conciliación y Arbitraje y del STAUS.

​Dinero si hay para revisiones, lo que falta es transparencia. Segundo tema de la negociadora

La segunda parte interesante de esta segunda reunión fue la exposición de argumentos respecto a los estados financieros de la Universidad de Sonora y la investigación que han realizado académicos especialistas en el tema.

A cargo de Sergio Barraza, la disertación cayó en el punto exacto del gran conflicto que en la administración de Heriberto Grijalva se ha agudizado: La pelea por el presupuesto millonario de la Unison, que según los académicos debería invertirse en tareas académicas sustantivas y no en acciones que resultan reeprobables en tiempos de crisis.

Frente al grave problema de académicos con necesidad de un retiro digno, la administración crea nuevas oficinas con cargos ostentosos y edificios para albergar nuevas oficinas.

Dinero si hay. Lo que falta es voluntad.

Advertisements

Deja un comentario