Matanza en Caborca, inicio de una guerra entre cárteles en Sonora: Ex Director de la DEA

Foto cortesía.

Foto cortesía.

Agencias
Hermosillo, Sonora.- La matanza de siete hombres cerca de la frontera entre México y Arizona ocurrió en una zona que solía ser tranquila pero que es utilizada cada vez más como un corredor del narcotráfico, en tanto que un experto estadounidense dijo el viernes que quizá la perpetraron rivales del Cártel de Sinaloa que intentan aprovechar la captura del líder de ese grupo delictivo para apoderarse del territorio.

Los analistas prevén que cárteles rivales intenten ingresar en territorio controlado por el de Sinaloa después de la detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán el 22 de febrero y de la supuesta muerte en diciembre de uno de sus principales lugartenientes en un tiroteo con la policía.

La matanza tuvo lugar el martes en una emboscada en una zona rural cerca de Sonoyta, en el estado de Sonora, colindante con el cruce fronterizo para pasar a Lukeville, Arizona. Dicho paso suele ser utilizado por viajeros estadounidenses que desean llegar a Puerto Peñasco, una población turística en el Golfo de California.

Aparentemente los siete hombres fueron atacados por narcotraficantes rivales mientras entregaban un cargamento de drogas y sus cadáveres fueron hallados el miércoles por la noche dentro o cerca de una camioneta pickup. Las autoridades dicen que un octavo individuo fue encontrado herido en una colina cercana. Esta persona declaró a la policía estatal que las víctimas acababan de entregar marihuana el martes cuando la camioneta en la que viajaban fue baleada por pistoleros armados con fusiles automáticos.

Se cree que todos los hombres provenían del estado de Sinaloa, sede del cártel de Guzmán.

Anthony Coulson, director retirado de la oficina del Departamento Estadounidense Antidrogas en Tucson, Arizona, dijo que el ataque podría ser el principio de una guerra por territorios entre otra banda y el Cártel de Sinaloa.

Con Guzmán en la cárcel y su destacado lugarteniente Gonzalo Inzunza posiblemente muerto, “se tiene un territorio en disputa… un territorio de una importancia crucial”, afirmó.

“El que controla esa esquina controla la forma en que el tráfico va hacia California, que era un bastión del Chapo Guzmán que éste arrebató a la organización de los hermanos Arellano Félix”, dijo Coulson. “Ése es un punto estratégico crucial, debido a que hay un enorme incremento en el tráfico hacia el sur de California”.

Prácticamente no hay duda de que, a pesar de la reputación del área de ser relativamente tranquila, se había convertido en un importante corredor de tráfico para el Cártel de Sinaloa.

En diciembre, Puerto Peñasco fue escenario de un tiroteo de horas entre pistoleros del cártel y policías federales que intentaban capturar a Inzunza. Helicópteros Blackhawk del gobierno le dispararon al menos a 10 vehículos que intentaban escapar de un complejo de condominios de lujo durante la balacera. Ningún turista ni residente resultó herido, pero cinco pistoleros perdieron la vida.

El cadáver de Inzunza no fue hallado en el lugar, pero autoridades federales dicen creer que fue baleado y trasladado por pistoleros prófugos, algo que los elementos de los cárteles suelen hacer con compañeros o líderes caídos.

Las autoridades locales negaron que Inzunza haya operado fuera de esa población turística, pero la policía federal dijo posteriormente que el narcotraficante había establecido su centro de operaciones en Puerto Peñasco para operar las redes del movimiento de drogas.

Ese puerto se encuentra en Sonora, un estado que ha estado relativamente libre de la violencia que ha asolado a otros estados fronterizos del norte de México. El Cártel de Sinaloa podría haber elegido el área como base debido a que otras áreas fronterizas están bajo el control de cárteles rivales o resienten la lucha antinarcóticos federal.

Raúl Benítez, experto en seguridad en la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo que Puerto Peñasco está en un área con mucho movimiento, mucho tráfico, y es perfecto para establecer un corredor con el fin de vender cocaína, heroína o marihuana y enviarlas a Estados Unidos.

A medida que el gobierno mexicano intenta bloquear los otros corredores importantes en Texas y California, el de Sonora era el que le quedaba al Cártel de Sinaloa, señaló.

Al parecer al menos un grupo delictivo intenta ahora ocupar el corredor.

Funcionarios policiales mexicanos se abstuvieron de conjeturar sobre los responsables de la matanza ocurrida esta semana, pero Coulson dijo que podría haber sido el Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva, que controlaba el área alrededor de Mexicali hacia el este antes de que dos de sus dos principales líderes fueran arrestados o asesinados.

“Mi mejor suposición es que los Beltrán Leyva intentan recuperar su control de Sonora”, dijo Coulson.

Advertisements

Deja un comentario