Advierten mineros sonorenses sobre riesgo de aplicar gravamen extra al sector

Agencias
México, D.F.- Integrantes de la Asociación de Mineros de Sonora consideraron que un nuevo gravamen extra al sector afectaría seriamente a varias empresas y podría frenar la inversión.

Destacaron que la industria minera ya aportaba hasta 50 por ciento de sus ingresos como parte de sus impuestos como el ISR, entre otros, además de lograr beneficios en infraestructura.

En entrevista con Notimex, el encargado de Vinculación de la Asociación de Mineros de Sonora, Luis Palafox Torres, aseveró que ninguna industria gasta en infraestructura para servicios de operación y de las mismas comunidades donde labora, como la minera.

En ese sentido expuso entre uno de los tantos ejemplos que existen en México el de la mina de oro el Sauzal, que requirió de una inversión de 110 millones de dólares de los que 60 por ciento fueron para un camino y una línea de alta tensión desde Fornillos hasta la mina.

Desde hace muchos años, dijo, la minería en México lleva estos servicios básicos y de infraestructura como escuelas, luz, agua, caminos y otros a pobladores donde las minas operan, por lo que las autoridades deben considerar estos como una aportación mayor a la que se pudiese lograr con un impuesto extra.

Los integrantes de la Asociación de Mineros de Sonora acudieron esta semana a un encuentro con senadores con la esperanza de que se reconsiderara la aplicación del impuesto al sector minero y que a la larga podría traducirse en un freno a la inversión en este sector.

AL respecto Palafox Torres destacó que si lo que pretende el gobierno federal a través de este gravamen es llevar estos servicios a las comunidades, “debe dar esos mismos servicios que la minería ya acercó y de manera tangible”.

Desde su punto de vista expuso que estas aportaciones que aumentarán su carga impositiva “irían a una bolsa común, y de esa bolsa común tenemos nuestra duda que de ahí vayan a salir estos mismos beneficios para estas comunidades”.

Al respecto, el Presidente de la Unión Nacional de Concesionarios Mineros, Ayax Alba Pascoe, manifestó su preocupación por que esta medida no solo afecte a las mineras que ya están operando sino que también frene proyectos.

El problema, dijo, es que estos cambios van a frenar los proyectos para abrir nuevas unidades además de que afectará los beneficios que deja la derrama de una exploración intensiva como la que hasta ahora se estaba efectuando.

Refirió que en el transcurso de los últimos años en Sonora las inversiones han ido de 622 millones de dólares en 2010 a 912 millones en 2012 y para este año se esperaba un incremento importante para llegar a los mil 400 millones de dólares.

Sin embargo, muchas de las inversiones se detuvieron en espera de que se definiera esta iniciativa, por lo que difícilmente se alcanzará la cifra prevista.

A su vez, el manager de Solitario Exploración México y Vicepresidente de la Asociación de Ingenieros Mineros Metalurgistas y Geólogos de México Distrito Sonora, Luis Martínez Macías Country, cuestionó la aplicación de gravámenes bajo el argumento de cobrar “a quienes más ganan”.

Desde su punto de vista expuso que esa fue la óptica bajo la cual se determinó hacer la propuesta de impuestos a la minería ya que en los últimos años ha tenido un pico de bonanza pero que forma parte de todo un ciclo en donde hay altas y bajas.

En ese sentido explicó que la economía de las minas dependen de los precios de los metales, y el precio de estos no los determina el gobierno mexicano sino el mercado mundial.

Y es ante esta visión de un supuesto pico de bonanza en los precios que el gobierno ha determinado gravar la minería, sin considerar que solo se trata de un ciclo.

En pocas palabras el mensaje que se está dando con esta propuesta de gravar es que una vez que el inversionista corrió el riego y finalmente tras años de esfuerzos logro la extracción del metal, al porcentaje de impuestos que ya paga regularmente por ISR le estiren la mano para cobrarle por extraer “que es casi como si te cobraran derecho de piso”.

Como resultado de esto advirtió que muchos proyectos podrían quedar suspendidos, luego de señalar que tan solo en Sonora existen 120 proyectos que están en etapa intermedia de exploración y hay 10 que ya están listos para hacer minas y solo están a la espera de dinero para construir.

Sin embargo, si ahora a estos inversionistas se les llega con la idea de que las condiciones originales bajo las que habían planeado sus proyectos han cambiado, es probable que muchos reconsideren y más de la mitad de los proyectos que todavía no se llevan a cabo se detendrían, hablando de manera conservadora.

Advertisements

Deja un comentario