Conmemoran 16 aniversario luctuoso de Héctor Espino

Don Héctor Espino (Q.E.P.D.)

Don Héctor Espino (Q.E.P.D.)

Agencias
Chihuahua, Chihuahua.- El gobierno del estado realizó una guardia de honor hoy, en memoria de Héctor “el Niño” Espino González, beisbolero de las ligas mayores en México y rompedor de récords de bateo, a 16 años de su partida.

Mary Espino, sobrina del extinto deportista reseñó de la trayectoria de quién es considerado el mejor beisbolista mexicano, también conocido como “El Supermán de Chihuahua”, “Niño Asesino” o “El Rebelde de Chihuahua”.

Héctor Espino González, nació en la Ciudad de Chihuahua el 6 de junio de 1939 y falleció el 7 de septiembre de 1997, creció en la colonia Dale y desde temprana edad mostró hechuras para destacar como pelotero.

Brilló en el beisbol profesional mexicano en verano e invierno, sumando y acumulando diferentes récords de productividad, temporada tras temporada.

Se desempeñó como primera base, aunque en sus inicios fue jardinero, debutó en la Liga Invernal de Sonora con los Yaquis de Ciudad Obregón un domingo 23 de octubre de 1960, durante un doble juego, pero la semana siguiente fue reclamado por los Naranjeros de Hermosillo, que había sido firmado por Virgilio Arteaga “El Tigre de Reglas”.

Ahí fue el primer número 11 que usó, no el tradicional número 21, con quienes había convenido jugar ese año y permaneció el resto de su carrera en la pelota invernal, En 1962 fue el Novato del Año de la Liga Mexicana de Beisbol jugando para los Sultanes de Monterrey, al batear .358 con 23 jonrones y 105 impulsadas, líder junto con Alonso Perry.

Fue campeón bateador en 1964, 1966, 1967, 1968 y 1973 en verano, se coronó en cuatro temporadas como el mejor jonronero, remolcó 1,573 carreras, con 2,752 imparables, 453 de ellos cuadrangulares, para acumular un porcentaje de por vida de .335.

En invierno conquistó trece campeonatos de bateo, ganando en seis ocasiones el título de Jugador Más Valioso, en siete fue campeón de carreras impulsadas, 11 campeonatos de slugging, seis títulos de cuadrangulares, totalizando 299 en su carrera en el mencionado circuito invernal, empujó 1,097 carreras y compiló .329 de porcentaje de bateo.

En 1972 se inauguró en la ciudad de Hermosillo, Sonora, el estadio “Coloso de Choyal” con capacidad para 10 mil aficionados. En 1976 se cambió el nombre por el de Héctor Espino, en honor a la máxima figura de los Naranjeros de Hermosillo. Este nombre se mantiene en la actualidad. Posteriormente la capacidad del estadio se aumentó a 14 mil localidades.

Miembro del Salón de la Fama del Beisbol Profesional de México, desde 1985, debido a la gran cantidad de marcas establecidas en sus 24 temporadas en la liga de verano y la de invierno.

Advertisements

Deja un comentario