Crimen cometido por Francisco Javier, de un psicópata: Psiquiatra

El Dr. Enrique Prado Valaguez, médico psiquiatra.

El Dr. Enrique Prado Valaguez, médico psiquiatra.

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- Pleitos, confrontaciones o diferencias recientes, aunadas a viejas rencillas acumuladas o reprimidas durante años, pudieron haber detonado un ligero estado de psicosis agudo en la mente de Francisco Javier García Payan, que provocó que asesinara con extrema violencia a su propio hermano, Jesús Fernando.

Esa fue la opinión del psiquiatra Enrique Prado Valaguez, quien pudo emitir un análisis superficial por lo que ha visto y leído del caso, el cual calificó como un asesinato sumamente violento y que pudiera catalogarse como una acción cometida por un psicópata.

El experto calificó el homicidio provocado por represión de emociones, celos, envidias y hasta egoísmos en Francisco Javier, así como un asesinato planeado, debido a problemas entre los dos hermanos, de antaño.

“Aparentemente eran dos jóvenes bien portados y que no mataban ni una mosca, pero en la casa hay situaciones difíciles que pueden desencadenar actos violentos y extremos”, dijo Prado Valaguez.

Si bien opinó que se requiere de un estudio y análisis a fondo para determinar lo que realmente empujó a Francisco Javier a cometer el atroz crimen, recomendó a las autoridades que vigilen bien al joven de 23 años, ya que en cualquier entorno que se encuentre, puede lastimar a otras personas o atentar contra su vida misma.

“Es una persona a la que hay que vigilar para que no se haga daño, porque le puede llegar el arrepentimiento o sentimientos de culpa, pero si la persona es psicópata, no presentará nada de eso, no le quedarán resentimientos ni remordimientos”, explicó el especialista.

Prado añadió que el homicida tuvo un impulso y falta de control, con resentimientos, para realizar el hecho.

“Parece ser una de esas personas que acumulan ciertas conductas y sentimientos de enojo, rabia o celos, hasta egoísmo, porque a sus hermanos o familiares los tratan mejor que ellos, es como competencia fraternal entre hermanos, que terminó mal”, agregó.

Descartó que el motivo del crimen haya sido por el consumo de drogas o alcohol y minimizó la situación familiar, que si bien tuvo que ver el hecho de que ambos jóvenes pertenecieran a una familia disfuncional y separada, desintegrada, fueron sentimientos o emociones propias entre ambos el verdadero detonante del acto violento.

El Psiquiatra recordó que son situaciones que no se previenen, que los jóvenes pueden mostrar comportamientos normales en sus entornos sociales y hasta en la escuela, pero que al igual que el resto, era una hipótesis, ya que se requiere que el joven asesino sea estudiado y analizado para dictaminar si hay sociopatía o psicosis permanente.

“Siempre hay rivalidad o competencia entre hermanos, pero en este caso, la saña con que se asesina a una persona, nos habla mucho de problemas emocionales de un psicópata. Hay mucho trabajo que hacer con esta persona, tuvo una conducta que sorprendió a todos”, dijo.

Para el Dr. Prado Valaguez, el hecho en si se derivó en que Francisco Javier entró en psicosis aguda, que lo empujó a un hecho tan violento, quizás momentos antes pudo haber detonado el asesinato, el cual no midió consecuencias.

Añadió que en ese momento no mostró arrepentimientos, sólo el hecho de haberse entregado ante las autoridades.

“Son personas que se les tienen que atender, hay enfermedad mental que se dejó pasar por desapercibido, igual que los suicidas a los que no se les pone atención con sus síntomas previos, quizás los dos hermanos necesitaban ayuda y no la recibieron”, comentó.

El especialista aseguró que a Francisco Javier se le puede considerar como una persona peligrosa y hay que revisar si hay algún otro trastorno mental.

Advertisements

Deja un comentario