Jóvenes ejemplares, respetuosos y educados, los hermanos García Payan: Vecinos

Imagen tomada del perfil de Facebook de Jesús Fernando.

Imagen tomada del perfil de Facebook de Jesús Fernando.

Nogales, Sonora.- Los hermanos García Payan eran jóvenes respetuosos, educados y de principios, tanto en su colonia como en la escuela, luego de que residentes de la calle Crepúsculo, que los vieron crecer en ese sector, describieran la vida de los dos jóvenes.

“Eran muy respetuosos, no tenían vicios, eran deportistas y sobre todo eran muy buenos vecinos”, comentó don Sergio Mendoza, vecino que vive en la casa de frente al domicilio donde Francisco Javier, con lujo de violencia, le quito al vida a su hermano pequeño, Jesús Fernando.

Los entrevistados mencionaron conocer a los hermanos García Payan, desde que eran niños, asegurando que siempre fueron personas muy educadas, y amables en su trató con los habitantes de ese sector.

El señor Sergio, que vive frente a la vivienda donde ocurrió el homicidio, informó que el joven que murió se desempeñaba además de sus estudios en Unison, como peluquero en sus tiempos libres.

Indicó que desde pequeños siempre se comportaron muy amables, que no tomaban bebidas embriagantes, no eran viciosos y que ambos practicaban deportes y acudían con frecuencia al gimnasio para acondicionamiento físico.

“Siempre fueron un modelo de jóvenes buenos, educados, los conocemos desde que eran niños y nunca supimos de que anduvieran en malos pasos, al contrario todos en este sector los queríamos como familia por ser buenos jóvenes.

“Es algo impactante, que nos desconcierta, saber esta noticia, nunca nos hubiéramos imaginado que esto iba a para, solo Dios sabe, que paso por la mente de este muchacho, me da mucha tristeza”, comentó.

Otro vecino de nombre Roberto, también atestiguó el buen comportamiento de los hermanos García Payan, en su trato con los vecinos, aunque recordó un altercado ocurrido hace alrededor de siete meses entre ellos.

“Recuerdo que una ocasión se pelearon a golpes y el más grande le hizo una herida en la frente al ahora fallecido, en esa ocasión el lesionado se fue a dormir a la casa de su amigo que vive aquí enseguida.

“Fue un pleito entre ellos y para el siguiente día ya se regresó con su hermano y todo aparentaba que esta bien, más uno nunca sabe que ocurre en el interior de las viviendas”, dijo.

Por su parte José, también habitante de la calle Crepúsculo, informó que los jóvenes tenían alrededor de cuatro años viviendo solos, ya que la mamá de los jóvenes había emigrado a Washington, Estados Unidos.

“Con frecuencia eran visitados por sus abuelitos y otros familiares, mirábamos que les traían mandado, yo los conozco de toda la vida, tengo 23 años viviendo aquí, y como te digo siempre fueron buenos chamacos, muy estudiosos.

“Todos aquí, nos sentimos consternados, porque queremos a estos jóvenes como si fueran de la familia, no entendemos que pudo pasar por la mente de Francisco, para que hiciera esto tan lamentable”, indicó.

Otro habitante de la calle Crepúsculo, quien prefirió omitir su nombre, señaló que el más atento de los hermanos era el menor de nombre Fernando, mientras que Francisco era un poco más serio aunque igual de respetuoso.

“Fernando siempre que pasaba decía, buenos días, buenas tardes, era muy atento, muy educado y Francisco se comportaba mas serio, siempre traía audífonos y se miraba como muy aislado en sus asuntos.

“Lo que si se es que ellos, se entretenían mucho con los videojuegos, en ocasiones venían a entregarle pizzas y tardaban mucho en abrir la puerta por estar jugando a esa cosas”, aseguró.

Advertisements

Deja un comentario