Huyen migrantes de casa de seguridad, relatan que captores asesinaron a uno; Hay un detenido

Gerardo Rodríguez, detenido por privación ilegal de la libertad.

Gerardo Rodríguez, detenido por privación ilegal de la libertad.

Nogales, Sonora.- Cinco hombres originarios del Sur del país, lograron escapar de una casa de seguridad donde los tenían privados de su libertad varios sujetos que los golpeaban y amenazaban con matarlos, si sus familiares no enviaban dinero para dejarlos en libertad.

Los aspirantes de indocumentados fueron rescatados de la vía pública por elementos de Seguridad Pública Municipal, luego de que poco después de las 12:30 horas, lograron huir de sus captores y de un domicilio donde los tenían secuestrados, ubicado en la calle Montaño esquina con Roberto Fierro, de la colonia Municipal.

Según la información oficial, también se logró la detención de uno de los secuestradores, identificado como Gerardo Rodríguez Ramírez, alias “El Cuate”, de 31 años de edad y originario de Tuxpan, Nayarit, con domicilio en calle Diagonal Quinta número 53 de la colonia Solidaridad y quien quedó detenido en las celda municipales a disposición del agente del Ministerio Público del Fuero Común.

El reporte oficial indica que una vez que los elementos preventivos llegaron a la dirección, se encontraron con la primera víctima, de 40 años de edad y originario de Chiapas, quien manifestó que recién acababa de escapar de un domicilio marcado con el número 65 de la calle Roberto Fierro, entre callejón Escuadrón 201 y Montaño.

Cuando arribaron los policías acompañados de la víctima, Rodríguez Ramírez salió huyendo del lugar a fuerza de carrera, aunque fue alcanzado metros mas adelante y sometido, para después, ser reconocido por la víctima, como uno de los sujetos que lo tenían privado de su libertad.

Al detenido se le encontró una arma de postas color negro con cachas de color café, y de igual manera en el interior de su bolsillo, dos envoltorios de plástico transparente y otro de plástico color negro que contienen en su interior un polvo de color blanco con las características propias de la cocaína.

Tras la detención del sujeto y con la llegada de mas patrullas como refuerzos, los agentes tomaron custodia de la vivienda, mientras la víctima les relataba que de igual manera se encontraban con él, cuatro personas mas de sexo masculino privados de su libertad, que no sabía que había sido de ellos por el hecho de que en un momento de descuido por parte de sus victimarios, habían logrado enfrentarlos y salir huyendo de este domicilio.

En la vivienda utilizada como casa de seguridad, al momento llegó una señora, llamada Guadalupe Alcaraz Moreno, de 56 años y quién manifestó ser la dueña del domicilio, que ese inmueble es un lote aparte de su casa particular, que lo tenía rentado a una pareja de jóvenes de los cuales desconoce sus generales y que de igual manera desconocía las actividades que en el interior de este inmueble se llevaban a cabo.

Lo anterior motivó que se optara por resguardar el sitio con la custodia de varios elementos de Policía Preventiva y posteriormente las unidades hicieron varios recorridos de vigilancia por las calles aledañas, logrando con esto la ubicación en la avenida Plutarco Elías Calles esquina con calle Luis Basurto, de cuatro personas de sexo masculino.

Estos, al notar la presencia de las unidades de Seguridad Pública les marcaron el alto y comunicaron que al igual que la primera víctima, ellos fueron privados de su libertad en contra de su voluntad en el interior del domicilio y de igual manera se les presentó físicamente a la persona retenida, siendo en ese momento donde estos sujetos reconocieron plenamente y sin temor a equivocarse al ahora indiciado, como una de las persona que los tenía privados de su libertad en contar de su voluntad en el interior del inmueble resguardado.

Una vez que las cinco personas rescatadas fueron trasladadas a la Subdelegación Zona Norte, estos relataron al Juez Calificador el “modus operandi” de esta banda de secuestradores, quienes los llevaron a la casa de seguridad a base de engaños y mentiras.

A dos de ellos, dos mujeres los sacaron del albergue de migrantes “San Juan Bosco”, a otros dos fueron por ellos a las instalaciones del Grupo BETA y a la quinta víctima, también dos mujeres que no reconoció, lo “engancharon” cuando se encontraba en un hotel del centro de la ciudad.

Una vez que eran llevados a la casa en mención, eran recibidos por tres sujetos armados, quienes los sometían y los forzaban a permanecer en el suelo, los despojaban de sus pertenencias y los amarraban de manos y pies, los golpeaban constantemente y los obligaron a darles números telefónicos y direcciones de sus estados de origen, para pedir rescate a sus familiares.

Ninguna de las victimas logró saber si los secuestradores lograron resultados a favor con las extorsiones telefónicas.

El primer aspirante a ilegal rescatado por los policías municipales, inclusive relató que a su hermano lo comenzaron a golpear hasta lograr matarlo, para después córtalo en pedazos e introducir sus restos en una bolsa de plástico color negra, haciendo referencia sus victimarios que lo tirarían en el pozo.

Que fue hasta hoy cuando al tener conciencia de que su vida corría peligro, decidió en compañía de otros cuatro sujetos, que de igual forma estaban en la misma habitación privados de su libertad, liberarse de las cuerdas que le sujetaban las manos, enfrentar a sus captores y lograr escapar a fuerza de carrera hacia la vía pública para pedir ayuda.

Advertisements

Deja un comentario